Traductor

Que es la enfermedad de Parkinson

¿Qué es la enfermedad de Parkinson? ¿A quién afecta esta enfermedad? ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Parkinson? ¿Cómo se trata esta enfermedad?

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

Parkinson

Se denomina así a la enfermedad producida por la degeneración o destrucción de ciertas áreas de nuestro cerebro, responsables de la coordinación y control de los movimientos del cuerpo. En concreto se afecta la llamada sustancia negra, responsable de la producción de la dopamina, que es un neurotransmisor (molécula encargada de conectar las neuronas entre sí) fundamental para que el sistema nervioso pueda realizar la función mencionada.

El cerebro es el encargado de ordenar a cada músculo que se contraiga o se relaje. De esta forma, los temblores se pueden considerar producto de una contracción involuntaria y repetitiva de un grupo muscular. Cuando existe una disfunción en las estructuras cerebrales encargadas del control muscular hablamos de enfermedad muscular.

¿A quién afecta esta enfermedad?

Afecta por igual a ambos sexos y sin diferencia de razas, se inicia en la mayoría de las ocasiones, entre los 40  y los 65 años de edad, siendo rara su aparición antes de los 20 años. Cada año aparecen cerca de 200 nuevos casos por cada millón de habitantes.


Parkinson

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Parkinson?

Las formas de presentarse son variadas y diferentes en cada individuo, aunque existen una serie de signos que se comparten en casi todos los casos:

  • Temblor: que es de reposo como antes explicamos, y que suele comenzar en una mano para luego extenderse al resto de extremidades, al cuello y a la cabeza. El temblor aumenta con el nerviosismo o la ansiedad, y cesa con el sueño.
  • Bradicinesia: que quiere decir lentitud progresiva de los movimientos en general. Así, los enfermos de Parkinson se mueven más despacio, sin el balanceo típico de los brazos al andar, con habla más lenta y con un tono más bajo y, de forma habitual, tienen un retardo perceptible en la masticación y deglución de los alimentos. Según transcurre la enfermedad, el paciente adquiere un rostro inexpresivo, sin apenas parpadeo, y sin capacidad de dar afectividad a sus palabras mediante gestos faciales.
  • Rigidez muscular: que se manifiesta como la dificultad que ofrecen las articulaciones del enfermo a ser movilizadas por otra persona, aunque aquel no haga fuerza para impedirlo, esto se llama resistencia al movimiento pasivo.
  • Otros síntomas que suelen aparecer son estreñimiento, incontinencia urinaria, excesiva salivación, sudoración abundante y, hasta en un 40% de los casos, depresión.

¿Cómo se trata esta enfermedad?

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica y progresiva, ya que la degeneración cerebral que la causa no se detiene espontáneamente, ni existen aún fármacos u otras terapias que lo consigan. Sin embargo  es posible “frenar” la velocidad de avance de la enfermedad y proporcionar a los enfermos más años de vida y con mayor calidad de la misma. Esto se hace de tres maneras diferentes:

  • Mediante fármacos: principalmente la levodopa, que se transforma en el cerebro en dopamina y que, como ya explicamos, es necesaria para el control de la función muscular. Tanto este fármaco como el resto de los que se emplean, pierden efectividad con el paso de los años, por lo que sus pautas de empleo se modifican y combinan a lo largo del curso de la enfermedad.
  • Mediante fisioterapia y ejercicio: es importante mentalizar al enfermo de que la práctica diaria de ejercicio físico previene la aparición de la rigidez muscular y de las contracturas que esta provoca. Se recomienda caminar todo lo que se pueda (con un objeto en cada mano para favorecer el braceo), con la espalda estirada y los pies separados dando pasos largos. Si es posible, es muy recomendable la natación y la realización de una tabla de gimnasia todos los días. En casos más avanzados, el fisioterapeuta puede realizar diferentes tratamientos encaminados a mejorar la rigidez.
  • Mediante cuidados personales proporcionados por el entorno familiar del enfermo, encaminados a mejorar su alimentación (alimentos blandos que pueda tragar con facilidad y ricos en fibra para prevenir el estreñimiento), su descanso (camas duras y con barras de ayuda para levantarse) y su ocio (actividades de entretenimiento alrededor de la familia y fomento de las relaciones sociales).

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

 Autora:
 Mujeractual  

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos interesantes