Traductor

Previene y trata el cáncer de próstata

¿Qué es el cáncer de próstata? ¿Qué tipos de enfermedades prostáticas hay? ¿Cuáles son las causas del cáncer de próstata? ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata? ¿Cuál es el tratamiento  para el cáncer de próstata?









¿Qué es el cáncer de próstata?

La próstata es la glándula sexual del hombre encargada de producir el semen. Es del tamaño de una nuez y se encuentra debajo de la vejiga de la orina, rodeando a la uretra. A diferencia de otro tipo de cáncer, el de próstata se caracteriza por evolucionar de forma muy lenta. El cáncer de próstata es extremadamente frecuente, aun cuando su causa exacta sea desconocida. Cuando se examina al microscopio el tejido prostático obtenido tras una intervención quirúrgica o en una autopsia, se encuentra cáncer en el 50 por ciento de los hombres mayores de 70 años y prácticamente en todos los mayores de 90.

El cáncer de próstata es el más común entre los hombres, sin embargo, es asintomático. Y, sin síntomas de ninguna enfermedad cancerosa, la prevención es cada vez más importante. Aun así, cada año se detectan cerca de 30.000 nuevos casos, según la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica) y sólo desde la llegada del PSA, un marcador tumoral que ayuda a detectar de manera precoz el cáncer a través de una analítica de sangre, se ha conseguido acelerar el diagnóstico.



¿Qué tipos de enfermedades prostáticas hay?

Las principales enfermedades prostáticas se resumen en tres grupos: procesos inflamatorios, hiperplasia benigna de próstata y procesos oncológicos. El uso del láser verde permite el tratamiento del crecimiento prostático con una estancia hospitalaria mínima. Para la detección precoz del cáncer de próstata ha sido muy importante la utilización de marcadores tumorales, al igual que las técnicas de mínima invasión para su extracción.



¿Cuáles son las causas del cáncer de próstata?

A medida que envejece el hombre, la próstata puede agrandarse y bloquear el flujo de orina o interferir con la función sexual. Este padecimiento común, llamado hiperplasia prostática benigna (HPB) no es canceroso, pero puede causar muchos de los mismos síntomas causados por el cáncer de próstata. Aunque la hiperplasia prostática benigna puede no poner la vida del paciente en peligro, sí puede requerir de tratamiento con medicamentos o cirugía para aliviar los síntomas. Una infección o inflamación de la próstata, lo que se llama prostatitis, puede también causar muchos de los mismos síntomas del cáncer de próstata. Una vez más, es importante consultar con el médico.
¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata?

Los síntomas podrían consistir en:
  • Imposibilidad de orinar
  • Dificultad para empezar a orinar o para detener el flujo de orina
  • Necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche
  • Flujo débil de orina
  • Flujo de orina que empieza y se detiene
  • Dolor o ardor al orinar
  • Dificultad para tener una erección
  • Sangre en la orina o en el semen
  • Dolor frecuente en la parte baja de la espalda, en las caderas o en la parte superior de los muslos.

Estos podrían ser síntomas de cáncer, pero más a menudo son síntomas de afecciones no cancerosas. Es importante consultar con un médico.



¿Cuál es el tratamiento  para el cáncer de próstata?

El tratamiento de la próstata depende básicamente del estado evolutivo de la enfermedad. Datos como el grado, la etapa del cáncer o la edad y el estado de salud del paciente son muy importantes para decidir el tratamiento a seguir. Actualmente hay cuatro formas de proceder para reducir y/o extraer el cáncer de próstata:

Cirugía: Procedimiento que consiste en la extracción de la glándula prostática entera y los tejidos ubicados a su alrededor. Se puede llevar a cabo mediante dos tipos de procedimientos:

  • Prostatectomía retropúbica: La extracción se efectúa a través de una incisión en el abdomen.
  • Prostatectomía perineal:  La intervención se lleva a cabo mediante una incisión en el área comprendida entre el escroto y el ano.

Radioterapia: Este tratamiento se puede combinar con el de la cirugía, ya sea para preparar la zona afectada para la extracción del tejido afectado o para intentar limpiar la zona después de la intervención quirúrgica. En este caso, se puede proceder de dos formas diferentes:

  • Tratamiento interno: (mediante la inserción cerca del tumor de un pequeño contenedor de material radiactivo). Se trata de un implante que puede ser temporal o permanente.
  • Tratamiento externo: (aplicación de las radiaciones a través de máquinas externas). Este procedimiento, que tiene una duración de 6 semanas (5 días a la semana), consiste en la orientación de las radiaciones hacia el área pélvica.


En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.
 Autora:
 Mujeractual  

1 comentario:

  1. Gracias por este articulo sobre la prostata, me ha parecido muy interesante y me ha aclarado muchas dudas al respecto.
    Un fuerte abrazo y gracias de nuevo!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos interesantes